30/3/09

Perdón


La falta de limites para con los demás (que en definitiva son limites a nosotros mismos), hace que estos nos falten el respeto.

Podemos con el tiempo perdonar esos actos, aunque a veces perdonar y dejar que el tiempo cure heridas, genera emociones aún más crueles como no perdonarse a uno mismo por ser co-responsable de alguna manera por lo ocurrido.

Ni hablar si uno no es rencoroso, porque es más fácil olvidar la falta cometida, que nuestra propia actitud.

Duele en el tiempo ver que se aprendió la lección con tanto dolor y consecuencias fuertes.

Duele saberse responsable, en ultima instancia, del dolor causado por otros.

Duele dar y que te arranquen la mano...

Todo llega a su tiempo y armoniosamente... me solían decir... pero que hay cuando eso que esperamos es poder perdonar?

4 comentarios:

Lorena Frost dijo...

Hay cosas que no se perdonan. El tiempo ayuda, y las lecciones se aprenden. Eso es lo bueno.

Zeb dijo...

Perdonar a veces también lleva su tiempo...

Es importante darse cuenta que perdonar le hace bien a uno...es quitarse ese rencor y enojo de adentro, que, en última instancia, perjudica sólo a quien lo lleva dentro.

Beso!

Little Queen dijo...

lo peor es cuando por satisfacer a los otros, nos enagañamos y no satisfacemos a nosotros mismos.
es lo peor.-

Niño Errante dijo...

Súmele un caso al chaleco y, según gustos, una buena 9 milímetros.
Cordialmente,
Yo.