23/7/08

Cosa de duendes

Lore: Después de este post, Guso se cuestionará el habernos presentado alguna vez.

Hace unos años atrás estando en Cariló, bosque plagado de duendes como dicen los lugareños, me compré un duende muy lindo. Cuando uno lo apoyaba en un espacio del estilo de un estante, sus piernas quedaban colgando como si estuviera sentado y observando.
En el local donde lo compré me dijeron que debía ponerle un nombre y nunca supe por que, le elegí Joaquín.
Exactamente 5 años después el duende desapareció. No se sabe por qué ya que tenía un lugar especial en mi estantería. Ese mismo año, nació mi primer sobrino quién se llama Joaquín.
Lo loco (además de que yo crea que hay conexión en lo sucedido), es que nadie sabía que el duende tenía nombre.

Casualmente, cuando conocí a Lore, una de las cosas de las que más me habló fue de su creencia en estos seres y que una de sus funciones es la de traer suerte.

Hace más o menos dos meses, mi amiga, me regaló uno para que viva conmigo. También me comentó que debía ponerle un nombre y por eso fue llamado Arturo.
Este personaje, sostiene en su brazo derecho, una piedra de color bordo, y en el hueco que genera su brazo doblado, puedo poner mis sahumerios.

Ayer fui a visitar a Lore a quién no veía desde que se fue a Mexico y a buscar el regalito que de allí me trajo!!!.
Una piedra con forma de huevo, comprada en el lugar donde se encuentran las pirámides y que trae la energía del lugar y los buenos deseos de mi amiga al comprarla.
Lo loco fue cuando coloqué la piedra al lado de Arturo (según las indicaciones de la experta en duendes) y grande fue mi sopresa al descubrir que tanto la mexicana como la que él sostiene, SON DEL MISMO COLOR!
Ahora sí, creer o reventar.


5 comentarios:

Julieta* dijo...

Me gusta creer en esas cosas!

Yo te acompaño en las conexiones de tus duendes =P

Lorena Frost dijo...

Realmente loquísimo. En el viaje compré 6 piedras, una me quedé yo, otra le dejé elegir a una persona y el resto fue casi azaroso. Es loquísimo porque jamás recordé que el duende traía una piedra de ese color... Esa piedra trae energía, fuerza y buen humor! Que la disfrutes!

Germán dijo...

y.. mejor creer,reventar debe ser horrible...quedar todo esparcido..

SPS dijo...

está bueno creer en estas cosas...sino sería todo muy chato, monotono, hiperracional!

Rayu dijo...

alcoyana alcoyana!!!!!

que buena onda!!!

un beso, Flor