16/5/08

Control



Dice un dicho “lo duro se quiebra, lo blando permanece”.

Y querer tener el control de las cosas pertenece al rubro de las cosas duras, porque no se puede tener el control de todo, es más, cada vez estoy más convencida que son muy pocas las cosas que podemos controlar.

Y cuando veo que no todo depende de mí, el sentimiento de frustración es muy grande y surge el enojo.

Que cosas quiero controlar y no puedo?

La felicidad de mis seres amados, que no les falte nada, que puedan sentirse plenos, que no estén tristes.

Tal vez también tiene que ver con mi ansiedad, que como ya me han dicho en su reconstrucción lingüística es el deseo de que suceda algo ahora que no puede suceder ahora.

Cómo nos cuestan las esperas. Qué poco ejercitamos la paciencia en este mundo agitado en el que vivimos....

Perdemos la fe cuando los resultados no se dan en el plazo que esperábamos, abandonamos nuestros sueños, nos generamos patologías que provienen de la ansiedad, del estrés....

¿Para qué? No tiene sentido.


Me propongo recuperar la perseverancia, la espera, la aceptación.

5 comentarios:

Germán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La Incondicional dijo...

Barbie querida, muy buena propuesta la suya, pero acabaría con la fuente de vida de los psicólogos.

Lorena Frost dijo...

Como dice el i ching: PERSEVERANCIA TRAE VENTURA.

Germán dijo...

A veces se puede tener CONTROL y a veces CAOS

Barbie dijo...

Incondicional: Que se pongan un kiosco!!!

Lore: Tengo que practicar muuuucho para que la traiga.

Germán: Cuanto más forzamos para tener control, tenemos más caos.